Capítulo 2.2.- Participación, asociatividad y movimientos sociales

Descripción:

Categoría:
capitulo informe

2.2.- Participación, asociatividad y movimientos sociales

¿Tienen los ciudadanos participación plena en la vida pública?

En respuesta a la pregunta que encabeza este capítulo se puede señalar que los bajos niveles de participación en Chile y la falta de espacios e instancias de involucramiento ciudadanos en los ámbitos públicos no permiten participación plena en la vida pública. Se expone más adelante, que en general, en Chile la participación electoral es baja, al igual a lo que ocurre respecto de organizaciones sociales o voluntarias, sobre todo si se comparan los indicadores utilizados habitualmente para medir asociatividad (pertenencia a organizaciones sociales) y participación electoral con otros países de la región y promedios internacionales. La baja participación no es un fenómeno reciente ni estático; la evidencia presentada aquí muestra que la tendencia en las últimas dos décadas es hacia el declive de la participación electoral de la población en edad de votar. Por último, en términos de género se evidencia que mientras las mujeres participan más tanto en el plano electoral como en organizaciones sociales, siguen estando subrepresentadas en la toma de decisiones en instituciones estatales y políticas.

A pesar de estas tendencias, se presenta evidencia de que en los últimos años ha aumentado tanto la adhesión como participación en movimientos sociales y acciones colectivas distintas a las consideradas formales o institucionales, en especial en torno a demandas por reformar el sistema educacional, la relación entre el Estado y el pueblo mapuche, conflictos por instalación de proyectos medioambientales, demandas por el desarrollo integral de las regiones, entre otros temas. Estos movimientos dan cuenta de que el fenómeno de la participación no transita sobre un eje único; no es posible hablar solo de apatía o desafección, sino que también es necesario referirse a las transformaciones en las esferas y las formas de participar en lo público, así como al claro alejamiento y cuestionamiento de las instituciones vinculadas al régimen político en particular.

Se verá en el capítulo que en los últimos años se han producido reformas legales que apuntan a alterar de manera significativa los incentivos y la forma en que los chilenos entienden la participación. Por una parte, la reforma al sistema de inscripción electoral y el paso del voto obligatorio al voluntario modifican el escenario de manera radical, remeciendo las bases de lo que los chilenos entendían como participación electoral. Asimismo, la aprobación de primarias legales y vinculantes genera un cambio relevante en los procesos de participación en la nominación y selección de candidaturas políticas. Por otra parte, la nueva ley de asociaciones y participación ciudadana en la gestión pública apunta a aumentar la participación potenciando el rol de la ciudadanía en los asuntos públicos. Estos cambios, así como la mantención de un conjunto de otras normas e instituciones inalteradas, estructuran un sistema institucional que busca mejorar los niveles de participación en Chile, pero que hasta ahora no parece estar produciendo dicho efecto a cabalidad.

 

Cap. 2.2.- Participación, asociatividad y movimientos sociales