Capítulo 2.1.- Elecciones libres y justas

Descripción:

Categoría:
capitulo informe

2.1.- Elecciones libres y justas

¿Otorgan las elecciones el control sobre los gobiernos y sus políticas a la ciudadanía?

La información que se presenta en el presente capítulo permite afirmar que en Chile, desde el retorno a la democracia, las elecciones cumplen con ser libres y justas, y que existen las condiciones para asegurar la participación de los interesados, la competencia entre candidatos, la transparencia en el proceso de conteo de votos, la libertad al momento de votar, lo que genera a su vez confianza y aceptación de los resultados. Los problemas principales que ha enfrentado Chile en materia electoral en el periodo reciente dicen relación con dos temas fundamentales: i) la decreciente participación en las elecciones de personas en edad de votar, siendo especialmente drástica la caída de la participación electoral de jóvenes menores de treinta años; ii) la representatividad en la conformación de las instituciones legislativas y ejecutivas, ya que por los tipos de arreglos electorales, sectores relevantes de la sociedad no logran obtener representación. Recientemente se han efectuado reformas tendientes a aumentar el padrón electoral y potenciar la participación electoral, que ha ido descendiendo durante los primeros veinticuatro años luego del retorno a la democracia, pero aún queda espacio para generar mayor inclusión. Por años se han discutido reformas al sistema electoral que rige las elecciones legislativas y medidas orientadas a aumentar la presencia de mujeres en cargos de decisión (entre otros grupos), pero hasta ahora no se ha avanzado en estas materias.

Los problemas en materia electoral no apuntan en ningún caso a la garantía de las condiciones del proceso eleccionario, sino fundamentalmente al cuestionamiento del mecanismo establecido para seleccionar a los integrantes del Poder Legislativo: el sistema binominal. Además de ser mal evaluado por la ciudadanía, parte de las críticas a este sistema plantean que no logra una apropiada representación del electorado, incluir fuerzas políticas minoritarias a la vez que sobre representa a las dos grandes coaliciones, ni favorecer la competencia política. Especialmente en los resultados de elecciones legislativas, se observa que las dos principales coaliciones se reparten los escaños en proporciones similares desde 1990 en adelante, a pesar de la creciente baja en la participación electoral y los esporádicos aumentos en la adhesión a otras fuerzas políticas. De la misma forma, se constata poca competencia entre las dos coaliciones, una escasa rotación de autoridades y una fuerte ventaja de los incumbentes por sobre los desafiantes. Así, puesto que las elecciones son altamente predecibles, los estudios de opinión muestran que los ciudadanos perciben que los resultados electorales parecen decidirse en las cúpulas partidarias, que nombran a los candidatos, y no a través del voto. Modificar esta percepción representa un creciente desafío para la democracia y su legitimidad y es una de las probables causas de la desafección cívica y de la decreciente participación electoral en el país.

 

Cap. 2.1.- Elecciones libres y justas