Capítulo 3.3.- Gobiernos subnacionales y descentralización

Descripción:

Categoría:
capitulo informe

3.3.- Gobiernos subnacionales y descentralización

¿Se toman las decisiones en el nivel de gobierno más adecuado para las personas afectadas?

A partir de la información presentada, la pregunta que da inicio a este capítulo tiene una respuesta clara: los esfuerzos descentralizadores no han tenido la profundidad suficiente para garantizar el acercamiento a la toma de decisiones a los ciudadanos, ya que no se ha logrado que tanto facultades como capacidades se instalen en forma adecuada en los niveles subcentrales de gobierno, lo que lleva a que la toma de decisiones se mantenga fuertemente concentrada en el gobierno central, principalmente por su disponibilidad de recursos.

Al examinar el proceso reciente de descentralización en Chile, el capítulo concluye que pese a existir avances tanto en la redistribución de poderes y atribuciones desde el gobierno central hacia las instancias subcentrales como en el incremento de recursos transferidos a los territorios, la toma de decisiones en amplias materias de gobierno se encuentra alejada de los ciudadanos y su escrutinio, pues continúa existiendo un marcado centralismo, especialmente en la definición del gasto. Se aprecia que el alcance descentralizador es distinto a nivel regional que comunal, y que los municipios gozan de mayores atribuciones administrativas, políticas y fiscales que los gobiernos regionales. Fuera de ser un espacio poco democratizado, las decisiones que afectan a la región son tomadas en una alta proporción en el nivel central, tanto en lo que respecta al contenido como al financiamiento.

La democratización del nivel municipal permite a los ciudadanos elegir e identificar a sus autoridades y, por tanto, saber a quién exigir cuentas sobre las políticas implementadas a nivel local. En el espacio regional, en cambio, esto resulta más difícil, pues este espacio subcentral se ha

configurado como uno principalmente administrativo. Pese a la aprobación de la reforma legal que permite la elección popular de los consejos regionales, la vinculación de los ciudadanos con la máxima autoridad regional es aún indirecta, y por tanto, pese a las importantes facultades que han ido alcanzando, las autoridades regionales no son directamente responsables ante los ciudadanos. Por consiguiente, éstos no logran identificar plenamente a quién pueden exigirle cuentas por las acciones que se realicen a nivel regional.

Al revisar los niveles de coordinación entre los municipios y la sociedad civil, se constata que la ciudadanía reconoce en el gobierno local al encargado de resolver los problemas del entorno más cercano. Los ciudadanos prefieren que sea el municipio el que les provea los servicios públicos relacionados con el mantenimiento de la infraestructura vial y la construcción de nuevos espacios públicos. No obstante, los ciudadanos muestran una preferencia por que sea el gobierno central quién esté a cargo de políticas sociales como salud y educación y provea algunos servicios como transporte y seguridad.

 

Cap. 3.3.- Gobiernos subnacionales y descentralización