Capítulo 3.1.- Eficacia gubernamental

Descripción:

Categoría:
capitulo informe

3.1.- Eficacia gubernamental

¿Es eficaz el gobierno en términos de servir al público y responder a sus preocupaciones?

El capítulo concluye que, en general, desde 1990 los gobiernos en Chile han sido capaces de tomar decisiones de manera autónoma respecto de las políticas públicas que estiman pertinentes para influir y controlar materias relevantes para los ciudadanos y su desarrollo. Esta evaluación va en línea con aquella hecha por organismos internacionales como el Banco Mundial. Sin embargo, al analizar en profundidad la relación entre eficacia gubernamental y percepciones ciudadanas, se identifican falencias en la disposición de mecanismos de control por parte de la ciudadanía que posibiliten revisar la actuación del gobierno (accountability) y hacerse oír por este.

Se verá en este capítulo que las atribuciones del gobierno no se ven limitadas en forma fundamental por la actuación de otros organismos del Estado. El ejecutivo ha tenido los recursos y la información suficiente para tomar decisiones. En lo que respecta a las reformas importantes y de largo plazo, el gobierno dispone de herramientas para manejar la agenda legislativa y buscar consenso. Sin embargo, como se analiza en el capítulo sobre Congreso y elecciones, existen mecanismos institucionales que hacen difícil que una coalición política logre una mayoría de escaños en el Congreso (sistema electoral), y otros que imponen requisitos de supramayorías extremadamente altos para poder aprobar reformas de fondo (sistema de quórums). Por su parte, los líderes electos cuentan con mecanismos para controlar a los funcionarios administrativos, quienes, a su vez, actúan dentro de límites legales y participan de esfuerzos continuos de modernización de la gestión del Estado.

Un aspecto deficitario de la capacidad de los gobiernos de ser eficaces dice relación con el involucramiento y la participación de la población en la toma de decisiones. La consulta ciudadana es una práctica poco habitual, si bien se reconoce el esfuerzo por institucionalizarla a través de reformas legales que apuntan a la obligatoriedad de la consulta y al fomento del contacto y de la retroalimentación con los ciudadanos durante el proceso de implementación de políticas de gobierno. Conquistas recientes como el aumento de la transparencia y el reconocimiento del derecho al acceso a la información favorecen el interés de las personas por conocer los asuntos públicos y facilitan la posibilidad de exigir cuentas a los gobernantes.

 

Cap. 3.1.- Eficacia gubernamental