Capítulo 2.3.- El rol democrático de los partidos políticos

Descripción:

Categoría:
capitulo informe

2.3.- El rol democrático de los partidos políticos

¿Contribuye el sistema de partidos políticos al funcionamiento de la democracia?

El examen de la contribución de los partidos políticos a la democracia en Chile que acá se presenta arroja un diagnostico ambivalente. Por un lado, en términos de la institucionalidad formal y de la estabilidad y cooperación entre elites políticas, el diagnostico es positivo. Se constata la presencia de bloques estables, relativamente consistentes, y que proveen gobernabilidad. Más positiva resulta la situación chilena si se asume una perspectiva comparada a nivel regional, pues las virtudes presentes en Chile en estas dimensiones son escasas en la región.

Sin embargo, este mismo sistema de partidos políticos enfrenta una serie de deficiencias que en conjunto evidencian que tiene fuertes dificultades para ir evolucionando acorde a los cambios que experimenta la sociedad. El chileno es un sistema de partidos estable pero extremadamente cerrado. Los costos de entrada para nuevos partidos son altos, como consecuencia del marco legal y de los efectos disuasivos que ejerce el sistema electoral binominal. Es difícil formar un partido, pero mucho más, lograr que ese partido sobreviva. Más aun, los partidos están claramente rezagados en materia de democracia interna y transparencia en comparación a los avances que se han producido en el Estado chileno y, sobre todo, en relación a lo que son las expectativas de la ciudadanía en este ámbito. El financiamiento de la política y de los partidos constituye otro talón de Aquiles del sistema de partidos actual y se ha transformado en un tema de debate público.

Sin duda, el desafío más relevante que enfrenta el sistema de partidos políticos en la actualidad es su distante relación con la ciudadanía y, en particular, poder de canalizar efectivamente la representación política de intereses diversos. Los partidos concitan cada vez menos confianza y apoyo por parte de la ciudadanía, y tanto la identificación como el apoyo electoral hacia ellos han venido disminuyendo sostenidamente desde el retorno a la democracia. La brecha existente en niveles de confianza y apoyo electoral sitúan a Chile en una posición sin equivalencias actuales en América Latina. Tanto la incapacidad para representar adecuadamente los intereses de la ciudadanía como las tensiones internas a las que están sometidos los partidos, en especial el poder que detentan lideres individuales por sobre las estructuras colectivas, constituyen luces de alerta en el corto y mediano plazo para poder mantener los niveles de estabilidad y eficacia gubernamental que ha exhibido la democracia en Chile.

 

Cap. 2.3.- El rol democrático de los partidos políticos